La policía local intervino dos fiestas clandestinas por lo que inició causas por “Infracción artículos 84 inciso a), 145 y 146 del CFPF” con intervención del Juzgado de Paz de Menor Cuantía de menor Cuantía.

En el primero de los hechos, efectivos de la subcomisaría local intervinieron en un domicilio del Bº Mª Auxiliadora, donde se hicieron presentes en virtud a varios llamados telefónicos recepcionados en sede policial por parte de vecinos de dicho barrio denunciando ruidos molestos y música a elevado volumen. En el lugar, constataron que en el interior del inmueble denunciado observaron gran aglomeración de personas en el patio frontal de la casa, evidenciándose que las personas que se encontraban presentes, se hallaban festejando algún acontecimiento familiar, poniendo en riesgo la salud pública al no mantener la distancia entre si y al no utilizar el barbijo correspondiente, consumiendo a su vez bebidas alcohólicas y escuchando música a muy elevado volumen, situación que quebrantaba  la tranquilidad del vecindario, haciendo caso omiso a las reglamentaciones sanitarias vigentes.

A pesar de habérsele solicitado al propietario del domicilio (infractor), que desista en su actuar y reduzca los decibeles de su equipo de sonido, el mismo hizo caso omiso a lo peticionado por el personal policial interviniente por lo que se labró acta respectiva bajo formalidades legales, dejándose expresa constancia de la infracción..-

En otro hecho, también se hicieron presentes en el domicilio de una mujer de 45 años de edad, domiciliada en  el barrio 40 Viviendas  donde se abocaron a verificar un requerimiento via telefónica por parte de vecinos también por ruidos molestos y música a elevado volumen, teniendo su origen desde el interior del inmueble denunciado.

En el lugar se constató la aglomeración de personas en el patio de la vivienda de la morada evidenciándose que las mismas que se hallaban en evidente estado etílico, escuchando musica a elevado volumen haciendo caso omiso a las reglamentaciones sanitarias vigentes, poniendo en riesgo la salud pública y que al ver la presencia del móvil y del personal policial inmediatamente ingresaban al interior de la vivienda presumiéndose que lo hacían para ocultarse y para evitar ser identificados.

Se hace constar que a pesar de habérsele solicitado a la propietaria del domicilio que desista en su actuar y reduzca los decibeles de su equipo de sonido, la misma hizo caso omiso a lo peticionado por el personal policial interviniente labrándose en consecuencia el acta respectiva bajo formalidades legales, dejándose expresa constancia de la infracción.