El presidente insistió con el mismo discurso: «Tenemos que garantizar que estos precios internacionales no se vuelvan en desmedro de los argentinos».

El presidente, Alberto Fernández, se reunió con industriales y representantes de sindicatos del NEA y NOA y durante la conferencia realizó varias referencias al campo.

Fernández visitó una fábrica textil, pero durante su presentación volvió a referirse al sector agropecuario. «Cuando uno dice que tenemos que cuidar el precio de los alimentos (harina, pan, leche, carne, pollo, cerdos), estamos hablando de cuidar el bolsillo de la gente», manifestó.

Días atrás, el presidente manifestó que el Estado tiene solo dos herramientas para desacoplar el precio local del maíz, el trigo y la carne de la tendencia internacional: cierre de exportaciones y mayores retenciones. Esto generó un fuerte rechazo del campo, tanto por experiencias anteriores como así también por la incidencia de la materia prima en el precio final de los alimentos.

Haciendo referencia a la suba internacional de los commodities agrícolas, el presidente remarcó que se debe cuidar que «todo esto, que es glorioso, no se nos vuelva en contra».

«¿Por qué cíclicamente la Argentina debate lo mismo?», se preguntó y agregó: «¿No nos alcanza enfrentar una pandemia para entender que no podemos seguir con la misma lógica de siempre? Hay cosas que no pueden seguir ocurriendo».

En este sentido, comentó: «Apelo la moral y la ética de todos los argentinos. No podemos caer en el mismo problema».

Al mismo tiempo, insistió: «Tengo que cuidar la mesa de los argentinos. Que la soja suba bienvenido sea, pero el maíz, trigo y carne. Tenemos que garantizar que estos precios internacionales no se vuelvan en desmedro de los argentinos«.

«Uno no quiere ejercer la espada del poder. Quiere vivir en una sociedad que no puede tropezarse una y otra vez con la misma piedra», comentó y añadió que «es la misma discusión que yo tuve años atrás. Tenemos que unir los esfuerzos en esta tarea. Los que producen y el Estado».

«Cuando planteo esto no me estoy peleando con nadie, ni con los que producen trigo y maíz, ni con los ganaderos. Quiero creer que vivo en una sociedad que le presta atención a los que están mal. Ayudemos entonces», remarcó.

También hizo una referencia al norte: «De una vez por todas tenemos que integrarla a la Argentina (a la región norte)».

«El norte no tiene que preocuparse sobre lo que va a pasar con el biodiésel, o el bioetanol. Hay que hacer que las cosas funcionen», comentó. Cabe destacar que el sector de los biocombustibles pide con urgencia el tratamiento de una nueva Ley.

En la misma línea, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, habló en Tucumán sobre “los enormes desafíos de esta región postergada”.

Según cita La Gaceta, Kulfas mencionó el desarrollo de biocombustible, el etanol de caña, que aportó 1500 millones de dólares a la balanza comercial entre 2007 y 2020. Kulfas hizo hincapié en estas cifras: el sector generó más de 100 millones de dólares por año y generó 7 mil empleos en la cadena productiva.