Facebook ha decidido cortar de raíz el problema de la desinformación con la COVID-19 y las vacunas. La red social eliminará todos los contenidos que contengan información falsa o sesgada.

Facebook ha decidido prohibir la información errónea sobre vacunas. De esta manera, la red social quiere cortar de raíz uno de los problemas que se le achaca a la plataforma desde hace tiempo.

Ya en 2019, la compañía anunciaba que tomaría medidas para reducir la desinformación vinculada al entorno de las vacunas; durante 2020 intentó controlar con avisos la propagación de contenido viral. Pero la pandemia por coronavirus ha llevado más allá esta decisión de poner fin a todos esos anuncios.

Según ha anunciado Facebook en su blog, la eliminación de información dañina y falsa contra la salud estará dirigida tanto a los anuncios pagados, como a las publicaciones de cuentas personales. Por supuesto, esta novedad está también dirigida a Instagram y la información errónea sobre vacunas.

La eliminación de contenido falso se centra tanto en lo relacionado con la Covid-19 como en cualquier otra vacuna. Y su puesta en marcha, según explica la compañía, será de efecto inmediato con especial foco en grupos en los que, de forma histórica, se ha difundido información falsa.

«Los grupos, páginas y cuentas en Facebook e Instagram que comparten repetidamente estas afirmaciones desacreditadas pueden eliminarse por completo. También requerimos que algunos administradores de grupos con administradores o miembros que han violado nuestras políticas COVID-19 aprueben temporalmente todas las publicaciones dentro de su grupo.»

Una larga lista de medidas

Ahora bien, ¿cómo decide Facebook qué elimina y que deja en sus redes sociales? Esta es una de las preguntas más sensibles y que más polémica ha suscitado entre los negacionistas. En este sentido, la red social explica que de forma continua están «analizando tendencias en el lenguaje y colaborando con expertos, como la OMS o autoridades sanitarias del Gobierno». En este sentido, han elaborado una lista de elementos a eliminar de forma tajante:

  • Contenido que fomente la propagación de la COVID-19, así como la negación de su existencia o que desdeña los riesgos del virus.
  • Contenido que afirme que las medidas de distanciamiento social no son necesarias. Además, de la publicación sesgada o errónea de declaraciones oficiales para negar el virus.
  • Contenido que fomente las reuniones o los eventos presenciales que atenten contra las pautas de salud dispuestas por el Gobierno. En este punto no se incluyen análisis y debates políticos.
  • Contenido que coordine eventos o reuniones presenciales que animen a las personas infectadas con la COVID-19 a asistir.
  • Afirmación de que ciertos medicamentos, no comprobados, pueden curar la COVID-19.
  • Contenido que incite a la alarma social afirmando que los servicios públicos de todo tipo están en peligro. Siempre y cuando esta información no haya sido confirmada por las autoridades.

De forma paralela, Facebook también recuerda que los contenidos de carácter racista o de burla a la religión vinculado a la COVID-19 también será eliminados. Y, por supuesto, cualquier relación del virus con la tecnología 5G.