El Senado aprobó la ley que garantiza el cupo laboral para personas travestis, trans y transgénero

35

Buenos Aires, junio 24. – El Senado convirtió hoy en ley el proyecto por el cual se establece un cupo laboral para el acceso al empleo formal de las personas travestis, transexuales y transgénero, denominada ley “Diana Sacayán y Lohana Berquins”, dos históricas militantes del movimiento LGTB.

Asimismo, la Cámara Alta aprobó el decreto de necesidad y urgencia presidencial, por el cual se establecen criterios objetivos sanitarios para establecer restricciones de tránsito y actividades como consecuencia del incremento de casos de Covid-19.

Además, al inicio de la sesión de hoy, los senadores rindieron homenaje a los compañeros Luis Seara (Secretario de Relaciones Internacionales del Parlasur), fallecido el sábado pasado, y Horacio González (escritor, profesor universitario y ex director de la Biblioteca Nacional), muerto el último martes.

También, aprobaron una nueva prórroga por sesenta días del decreto de la Presidencia del Cuerpo que habilita la realización de sesiones remotas por videoconferencia, que se estableció a causa de la pandemia.

Sobre la ley de Cupo Trans, travesti y transgénero

En relación al proyecto que promueve acceso al empleo formal para personas travestis, transexuales y transgénero, la presidenta de la Banca de la Mujer, Norma Durango (La Pampa) sostuvo que, “después de tanto años, nuestro país tendrá una ley que reconoce e incluye, considera al colectivo integrado por lesbianas, gays, bisexuales, travestis, trans, intersex y otras identidades de género”. Para la senadora, la normativa “viene a compensar, un poco, tanto dolor, tanto desamparo sufrido durante décadas, tantas vidas truncas, tantos proyectos anulados”.

Comentó que, con esta iniciativa, se tiene “la oportunidad de revertir una situación de discriminación y violencia que ha sometido y somete  a las personas travestis, trans y transgénero”.

El objeto de la ley es establecer “medidas de acción positiva orientadas a lograr  la incorporación efectiva laboral” de esta población en igualdad de condiciones en todo el territorio nacional, explicó la senadora pampeana.

La ley establece un cupo a nivel del estado nacional del al menos el 1 por ciento de la planta, en los tres poderes, así como organismos descentralizados y autárquicos, entidades y sociedades del estado. Además, entre otras medidas, dispone incentivos para generar empleos en el sector privado, como la excepción del pago de los impuestos nacionales por doce meses para las grandes empresas y en el caso de las pymes de hasta 24 meses, detalló la legisladora.

“Estamos discutiendo si este colectivo va a comenzar a tener los derechos que, como ciudadanas y ciudadanos, le corresponden, derechos humanos, de eso estamos hablando”, sentenció Durango.

La senadora correntina Ana Almirón sostuvo que el debate trata sobre “la ampliación de derechos,  impulsada por el movimiento de las mujeres y disidencias”. “Esta ley viene a poner un freno, porque hay un grupo humano al que el acceso al trabajo digno siempre le fue negado, dejándoles siempre en la marginalidad”, explicó. Y añadió que “todavía siguen siendo víctimas de actos discriminatorios” tanto en lo laboral como “en el acceso a los derechos básicos más elementales como la salud y la educación”, lo cual hace que “la expectativa de vida sea de entre 35 y 40 años” en esa población.

A su turno, su par neuquina Silvia Sapag subrayó que “las personas trans y travestis no nacen narcotraficantes, no nacen sumergidas en la prostitución, es la marginalidad las que las relega a esas realidades”. Y consideró que “la detención y el encarcelamiento es la forma más extendida de violencia institucional” que afecta a las personas de ese colectivo. Dijo que esas acciones se vieron apañadas y promovidas durante décadas por la existencia de normativa que castigaba  “la homosexualidad y el travestismo”, como los códigos contravencionales y los edictos policiales. “La sociedad condena a las calles a las trans y el estado no les permite estar en la calle por trans, se convierten en desterradas sociales”, reflexionó. Luego, apuntó que se trata de un grupo social condenado “a la marginalidad” y que se trata de un colectivo que es “estructuralmente pobre”. “Son excluidas de los sistemas formales de educación, y ello implica ser excluidas de los mercados laborales formales e informales, y, como consecuencia de ello, el 90 por ciento subsiste con el trabajo sexual”, reseñó.

Por su parte, la fueguina María Eugenia Duré destacó que “lo que estamos haciendo es abrir nuevos caminos hacia la libertad de este colectivo”, que fue “históricamente castigado”. “Hacemos una política que nos hermana en este sueño de tener una patria más justa, un país más igualitario”, dijo y apuntó: “También queremos que nuestros niños, nuestras niñas, y nuestros adolescentes, elijan lo que elijan, van a poder tener los mismos derechos”.

La puntana María Eugenia Catalfamo aseguró que se trata de “una ley integral  de inclusión social”, en la que el estado asume la responsabilidad de reparar “años de maltrato, de discriminación que ha sufrido este colectivo”. Consideró que, además de ser una decisión política que busca garantizar el acceso laboral de este sector, permite “visibilizar otras problemáticas como el acceso a la educación formal, digna, y la posibilidad de jubilarse”.

La chubutense Nancy González declaró: ”No puedo expresar la felicidad y el orgullo que tengo de participar en esta sesión. Nuevamente, con nuestro gobierno de Alberto y Cristina, volvemos a votar leyes que amplían derechos”. Aseveró que con esta normativa se “reconocen deudas que tiene el estado, pero avanza para reparar esas deudas” y añadió que esta reparación “comenzó hace diez años, cuando en este mismo recinto se votó la ley de identidad de género”.

La santacruceña Ana María Ianni en la misma sintonía sostuvo que “hoy es un día en que uno siente orgullo de estar en este congreso y ser parte de un proyecto nacional y popular, y por aprobar proyectos que mejoran la calidad de vida de los argentinos y las argentinas”.

La catamarqueña Inés Blas sumó: ”Se trata de un estricto acto de reparación, de justicia e inclusión social. Se trata de igualar oportunidades de trato”.Y reflexionó: “El trabajo dignifica, permite planificar un futuro”.

Al cierre, el pampeano Daniel Lovera destacó: “Recién escuché a un senador de la oposición decir que la ley no alcanza, pero hubiera sido bueno que en los años anteriores se hubiese podido dar este debate. Lamentablemente ni siquiera lo pudimos dar”.

Al analizar la propuesta, destacó que “el objetivo es que esta población pueda acceder a un trabajo digno que les permita planificar proyectos” y recordó que “las personas trans, travesti y transgénero empiezan a transitar ese camino de marginación y de exclusión a muy temprana edad. Una gran mayoría experimenta este tipo de discriminaciones inclusive en el seno de sus propios hogares, y la exclusión del mundo del trabajo les imposibilita acceder a otros tipos de derechos”, concluyó.

Sobre el DNU de Parámetros Objetivos para Atender la Pandemia

El DNU fue defendido por el senador porteño Mariano Recalde, quien dijo que se trató de una prórroga de una decisión presidencial que establece “parámetros objetivos” para cuidar la salud de la población ante la pandemia y que es similar al proyecto de ley aprobado en el Senado y que ahora está en tratamiento en la Cámara Baja.

Se trata de pautas objetivas para establecer procedimientos concretos ante el cambio la situación sanitaria, y evitar así discusiones teñidas por los tiempos electorales, declaró. Reseñó que en 2020 hubo un trabajo mancomunado entre la Nación, los estados provinciales y la Ciudad de Buenos Aires, pero por razones “electorales o  de otra índole” esa tarea de “resquebrajó” y comenzaron los cambios de actitudes en referentes de la oposición, como el jefe del gobierno porteño.

La idea es disponer de “un criterio común” y recordó, ante algunas críticas opositoras, que “el decreto que estamos prorrogando no tuvo ninguna impugnación en sede judicial”. Tras resumir que se está atravesando una situación compleja por la cantidad de casos y fallecimientos a causa del Covid-19, insistió que está “en juego la vida y la salud de la población” y “hay una situación de necesidad y de urgencia como pocas veces se ha visto en la historia institucional argentina”.

“Las decisiones que tomó el Poder Ejecutivo Nacional, con la intención de cuidar a la gente, se notan en los resultados. Así como las decisiones que tomó la oposición, cuando se  quisieron diferenciar para mostrarse más liberales, más abiertos, más libertarios, también se notaron en los resultados lamentablemente”, puntualizó.

Además, defendió el plan sanitario del gobierno, al señalar que “la vacunación funciona. La vacunación no solo no es veneno, sino salva vidas”. Y luego de pedir el acompañamiento a las medidas tomadas por el Ejecutivo, comentó que van a seguir ingresando vacunas al país, ya entraron  más de 20 millones, y puntualizó: “Los peronistas entendemos, más que nadie, que hay una frase que se aplica más que nunca en la Argentina: Nadie se realiza en una comunidad que no se realiza. Y seremos felices cuando todos estemos vacunados”, concluyó.