Se multiplican los casos conocidos como “hipoxia feliz“. Cada enfermo puede contagiar a cientos de personas. El riesgo de una expansión global de la cepa de ese país.

La pandemia de coronavirus en la India está provocando la mayor tragedia sanitaria a nivel global tras la irrupción masiva de una nueva cepa local, mucho más peligrosa y letal, que puso de rodillas al sistema de salud del país asiático.

“Cada enfermo antes contagiaba a tres personas y ahora lo hace a cientos. Los pacientes se sienten bien, tienen buenos estudios clínicos y de un segundo a otro colapsan“, advirtió  el doctor Sanjeev Singh, consultor externo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y excoordinador regional del programa de erradicación de enfermedades de esa entidad en la India.

Singh, asesor en prevención de infecciones y administración de antibióticos del estado indio de Kerala, dijo que este cuadro es conocido como “hipoxia feliz” o silenciosa.

“Esto no se ha visto tanto en la primera ola, pero se está empezando a ver en la segunda. Los pacientes se sienten bien, con buenos estados clínicos y de un segundo a otro colapsan. Las personas que más están colapsando son los más jóvenes debido a que no están vacunados por la lentitud del proceso de vacunación en marcha en el país”, afirmó.

La hipoxia silenciosa ocurre cuando un paciente presenta una saturación de oxígeno en sangre muy baja, pero no tienen problemas para respirar. El peligro precisamente es que no muestra síntomas de un inminente colapso y cuando ello ocurre el caso se agrava en forma rápida.

“El número de personas infectadas es demasiado grande”, sintetizó.

Una emergencia explosiva

Las muertes en la India se acercan a los 4000 por día con más de 380 mil casos cada 24 horas. Suman más de 226 mil las víctimas fatales en el país y los contagios superaron los 20,6 millones desde el comienzo de la pandemia.

Los crematorios están desbordados y se han improvisado instalaciones en estacionamientos, donde los deudos deben llevar su propia madera para incinerar a sus seres queridos.

Esta cruda realidad lleva además a una saturación del personal de salud que debe lidiar con incontables casos diarios. El infectólogo Sujith Chandy se excusó de dialogar con este sitio porque en el hospital de Vellore, donde trabaja, hay más de 1400 pacientes.

Singh, embajador de la india en la Sociedad de Epidemiología de la Atención Médica de América, dijo que la situación es muy grave.

“Hay falta de medicamentos de todo tipo y también de camas con oxígeno. Incluso en los mejores hospitales del país están faltando todas estas cosas y eso es extremadamente alarmante”.

Y añadió: “La cepa india es mucho más infecciosa. Antes, una sola persona infectaba a tres, pero ahora puede llegar a contagiar a cientos y es por eso que la expansión del virus es tan masiva y rápida”.

Singh dijo que la emergencia es muy devastadora. “La expansión del virus es muy alta y somos incapaces de contenerlo con la infraestructura que poseemos. A mucha gente se la está tratando en su casa por falta de suministros, medicamentos, vacunas, testeos, camas de oxígeno, etc”, apuntó.

Sanjeev Singh, médico indio

Le rezamos a Dios que esto mejore, pero la situación es muy difícil

“La situación es crítica. Le rezamos a Dios que esto mejore, pero la situación es muy difícil”, añadió.

Y agregó: “El cuerpo médico está pasando un muy mal momento de depresión, ya que se sienten culpables de no poder ayudar a las personas que lo necesitan y esto va a tener un gran impacto en la situación futura. Si el número de contagios no baja, el sistema de salud va a colapsar aún más y va a ser imposible de manejar”.

El riesgo de un impacto global

Para Singh, la situación en la India puede tener un enorme impacto a nivel global si no se logra contener la enfermedad.

Una imagen común en un hospital de Nueva Delhi (REUTERS/Danish Siddiqui).Por: REUTERS

El impacto va a ser gigante debido a que hay mucho movimiento de gente entrando y saliendo del país que pueden ser asintomáticos y presentar un resultado negativo al principio, lo cual va a generar que el virus se expanda más todavía”, expuso.

Y advirtió: “Al igual que las cepas del Reino Unido, Sudáfrica y Brasil, la de India se expandirá en todo el mundo y va a ser muy difícil de controlar. Entonces el impacto global va a ser muy grande”.

“La expansión de las cepas es casi inevitable. Globalmente vamos a tener que luchar todos juntos en una guerra muy difícil. Tenemos que permanecer juntos, compartir conocimiento científico y tratar de neutralizar el virus de la manera que sea necesaria”, concluyó.