Ciudadanos paraguayos siguen retornando a su país tras el impacto de la pandemia sobre la economía

66

En el Paso Internacional San Ignacio de Loyola se siguen recepcionando contingentes de familias enteras de ciudadanos paraguayos que dejaron grandes centros urbanos del país, como Capital Federal o el Gran Buenos Aires, para buscar refugio en su país ante el quiebre de miles de fuentes laborales por efecto de la prolongada cuarentena por la pandemia.

Se trata de un régimen de repatriación que instrumenta la Cancillería del vecino país, y en Clorinda tiene como articulador al Consulado, a cargo de Belinda Gómez, y un equipo de colaboradores consulares.

Ya después de las festividades de fin de año siguieron migrando contingentes de familias enteras con sus mudanzas, para emprender una nueva vida en Paraguay, dejando atrás aquel sueño de un futuro mejor que los había llevado a la Argentina, para trabajar y salir adelante.

La cuarentena que comenzó entre marzo y abril del año pasado, obligó al encierro obligatorio de millones de ciudadanos y al cierre de miles de actividades laborales que muchos intentaron soportar al creer que la pandemia sería efímera, o al menos más corta en el tiempo, sin imaginar el alto impacto que podría generar, desplomando las economías familiares.

En el caso particular de los migrantes paraguayos, volvieron en contingentes de repatriados con caravanas de buses que, tras un breve trámite fronterizo dentro de los protocolos, fueron autorizados a ingresar a su país para realizar la cuarentena e iniciar una nueva vida, de regreso en su nación.