Bibolini informó que de los 81 pacientes en terapia intensiva, seis utilizan el Casco Helmet

64

A la vez, el especialista alertó que: “Si no hacemos todo lo necesario para evitar más contagios y disminuir esta cantidad diaria, habrá un colapso sanitario”.

El médico infectólogo, Julián Bibolini,  jefe de Infectología y Control de Infecciones del Hospital de Alta Complejidad y miembro del Consejo de Atención Integral de la Emergencia COVID-19 “Dr. Enrique Servian”, informó sobre el estado de salud de los 3.420 pacientes con coronavirus en la provincia.

En este sentido, el especialista refirió que “de la enorme cantidad de personas que se encuentran cursando la enfermedad por el virus SARS-CoV-2, hay un grupo que necesita atenciones más especiales por sus comorbilidades previas o desmejorías por la enfermedad, son cada vez más jóvenes los pacientes que requieren de atención en terapia intensiva”.

Asimismo, especificó que son 81 los pacientes en terapia intensiva dentro del Sistema de Salud Público de la provincia, y que seis de ellas con la utilización del Casco Helmet “que previene que el paciente termine con asistencia respiratoria mecánica, es un instrumento que se utiliza hace tiempo y es otra opción de tratamiento”.

Cabe señalar que los Helmet son similares a una escafandra, transparentes, y permiten inyectar el oxígeno con una presión superior, lo que ayuda a los alvéolos pulmonares, que en muchos casos colapsan por el efecto de COVID-19. Además, evitan la dispersión del virus a través del aire espirado por el paciente, ya que cuentan con un filtro viral y bacteriológico.

En otra parte de la conferencia, Bibolini explicó que también las terapias intensivas privadas tienen pacientes internados por coronavirus, pero que el Consejo de la Emergencia informa el número de pacientes en el sistema público.

Sobre estos últimos, añadió que “hay un grupo importante de personas que están en situación crítica, con alta tasa de mortalidad. Mientras que el resto de personas que se encuentran en Centros de Atención Sanitaria (CAS) o sus domicilios, están siendo controlados y es un despliegue enorme que realiza el Sistema de Salud de Formosa para abarcar a la mayoría de ellos”.

Por último, Julián Bibolini advirtió que “el recurso humano es limitado y no podemos incorporar nuevos profesionales de otras partes ya que todos están necesitando y no hay disponibilidad de terapistas, médicos o enfermeros como quisiéramos. Si no hacemos todo lo necesario para evitar más contagios y disminuir esta cantidad diaria, habrá un colapso sanitario”.