Un camionero solicitó la hoja de ruta TICSA en un puesto policial y quedó detenido por presentar un certificado de PCR adulterado y ante la irregularidad se inició una causa judicial.

El hecho ocurrió el lunes último a las 15:30 horas, en el puesto policial ubicado en la Ruta Nacional N° 86 de la ciudad de Clorinda, donde se presentó un hombre de 55 años solicitando la confección de la Tarjeta de Identificación Corredor Sanitario (TICSA).
Los diferentes transportes que diariamente ingresan a la provincia son registrados en los distintos Puesto de Control Policial a través del Sistema Integrado de Seguridad, generándose un documento impreso denominado TICSA, en cuya documentación se especifica, los destinos, el tramo y el tiempo de permanencia del transportista.
Ese trámite debe estar acompañado del certificado de PCR negativo. Al entregar el certificado correspondiente, el auxiliar de la justicia que se encontraba de guardia advirtió que el documento a prima facie estaba adulterado.
Se solicitó la presencia del perito y fotógrafo de la Delegación de Policía Científica Clorinda, quien realizó una minuciosa verificación y expresó que efectivamente el documento de PCR presentaba una maniobra evidente de adulteración en la fecha.
Ante el resultado pericial contundente, se procedió al secuestro bajo formalidades legales, disponiéndose la aprehensión del sujeto y posterior traslado a la Subcomisaría Primero de Mayo de esa localidad, donde se inició una causa judicial por el delito de “Falsificación de Documento Público”, donde quedó alojado a disposición de la justicia.